09 Dic

10 claves para ahorrar en tu hogar durante el invierno

Con la llegada del invierno, el gasto el consumo energético se dispara.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) calcula que el 20% del total de la energía que se consume en España proviene de los hogares.

 

hogatr

 

Hoy os damos 10 claves para ahorrar en la vivienda durante esta época del año.

 

  1. Apostar por el aislamiento
    Conseguir un aislamiento perfecto puede suponer un ahorro de consumo energético en la vivienda de entre el 30% y el 50%,Para alcanzar este nivel de ahorro recomienda llevar a cabo una obra de restauración en la vivienda, la cual pase por “cambiar las ventanas y puertas exteriores, mejorar el aislante de las paredes en caso de que lo lleven y mejorar el aislante del tejado”.
  2. Conservar el calor.Todos los habitantes de una vivienda se han de esforzar en conservar el calor del inmueble.Se aconseja ventilar la vivienda solo “el tiempo necesario”, pues “cuanto más tiempo tenemos las ventanas abiertas para ventilar la casa más se enfría y más cuesta calentarla después”. Asimismo, se recomienda “apagar la calefacción cuando no hay nadie en casa y por las noches” así como “tratar de no abrir y cerrar el agua caliente innecesariamente”, pues con este comportamiento “se gasta más energía en el proceso de encendido de la caldera que en el rato en que está en marcha”.
  3. Mantener la temperatura adecuada
    En paralelo, los expertos aconsejan que la vivienda mantenga una temperatura estándar de entre 21 y 23 grados a lo largo del día. Así, recomienda que durante las mañanas esta sea de 21 grados, que durante las tardes aumente a 23 grados y que por la noche vuelva a bajar, en concreto a 19 grados.
  4. Tener a punto la calefacción
    La calefacción es una de las partidas de gasto que los usuarios más notan durante los meses de invierno.Para ello, es importante mantener a punto el sistema de calefacción, que pasa por el cuidado de los termostatos, la caldera y los radiadores.Se debe utilizar un termostato regulador de temperatura, el cual ayudará a adaptar la temperatura del hogar a las necesidades de sus habitantes en cada momento “sin derrochar en calefacción”.Importante :revisar la caldera al menos una vez al año, pues “es mejor hacer un mantenimiento constante para que todo funcione correctamente que pasar frío por un mal funcionamiento”.
  5. Aprovechar la luz solar
    El uso eficiente de la luz solar también resulta clave para el ahorro. Un indicador que en el caso de que la vivienda cuente con la orientación adecuada puede generar un ahorro de entre el 20% y el 30% en el gasto de calefacción. Es por ello que se aconseja que, “siempre que la luz natural entre en la vivienda”, se mantengan las persianas subidas, pues con dicha actitud los usuarios “permiten que los rayos solares calienten las paredes y el suelo del interior de sus viviendas”. No obstante, subraya que, “en el momento en que el sol se marche” se han de bajar las persianas “para que el calor que se pierda a través de las ventanas sea el menor posible”.
  6. Acumular agua caliente
    El ahorro energético en el invierno también se puede materializar a través del consumo de agua caliente. Se calcula que mediante la puesta en marcha de sistemas de acumulación el ahorro alcanzará entre el 15% y el 20% del total del consumo. Ello se debe, desde su punto de vista, “a que el ahorro se produce durante el tiempo de regulación del agua caliente”, por lo que si se compara un sistema de agua instantánea con uno de acumulación de agua caliente “el resultado será que con el primero la regulación es más difícil” mientras que con el segundo “la temperatura del agua se mantiene establece una vez regulada”.
  7. Instalar reductores de caudal
    Estos aparatos facilitan el ahorro de agua caliente y son económicos: entre dos y diez euros la unidad. Con su utilización los consumidores “reducen drásticamente la cantidad de agua que consumen, del orden de tres a cuatro veces”, consiguiendo frenar y repartir el agua “de manera homogénea por toda la salida del grifo, de modo que el agua sale a menor velocidad”, indican los expertos. Esta alternativa, a su vez, resulta muy fácil de llevar a la práctica, ya que basta con colocar los reductores de caudal en los grifos y con montar mangos de duchas de bajo consumo de agua para notar cómo la factura se reduce desde el primer recibo.
  8. Vigilar las horas de consumo
    La entrada de la factura de la luz por horas ha desatado distintas opiniones entre los expertos en torno al verdadero ahorro al que pueden optar los usuarios según el momento del día en que hagan uso de sus electrodomésticos. Una opinión que muchos expertos comparten es que “se puede generar que entre las doce de la medianoche y la una del mediodía el precio es menor”, usar los electrodomésticos a estas horas del día solo reducirá una parte de la factura”.
  9. Desconectar los aparatos
    En la misma línea se sitúa el debate entre el ahorro que puede suponer para los consumidores adquirir la costumbre de apagar los aparatos eléctricos, desapareciendo así el consumo que todos ellos conllevan cuando se encuentran en reposo.Esta actitud puede suponer un ahorro para los clientes de hasta el 10% del total del consumo anual de cada electrodoméstico. También se recomienda que antes que la desconexión de los aparatos “es mejor” conectar todos a una regleta “para poder desconectarlos a la vez cuando no se utilizan”.
  10. Comprar electrodomésticos eficientes
    Estos aparatos se distinguen por la etiqueta que llevan, la cual determina su clasificación y puede llegar a suponer “la reducción en el consumo de más del 40%” de la factura.Es por ello que  a la hora de llevar a cabo esta inversión, los usuarios tengan en cuenta el tamaño de los electrodomésticos, optando por los correctos y necesarios. “Hay que tener en cuenta que un electrodoméstico de mayor tamaño consume más energía, aunque tenga una clasificación energética mayor”.

Consejos

0 Comment

related posts